“fofuchas” las muñecas más encantadoras, personalízalas para regalar.


Estàs fantásticas fofuchas realizadas por Maria, Inés y Lorena. Pròximamente nos enseńaran sus trabajos.

¿De dónde provienen las fofuchas?

Las fofuchas y fofuchos son hermosos muñecos elaborados 100% a mano con una técnica innovadora conocida como foamy 3d, la cual permite dar rienda suelta a la imaginación y crear verdaderas obras de arte coloridas con increíbles detalles que se convierten en un regalo único y especial que a diferencia de otros obsequios como las flores o los chocolates, perduran tanto físcamente como en el corazón de quienes las reciben.

¿Qué significa la palabra “fofucha”?

Las nuevas técnicas para trabajar el “foamy” permiten crear hermosos muñecos, al estilo de las caricaturas.
Si bien es cierto, las fofuchas existen hace algunos años y son creadas originariamente en Brasil, país donde reciben su nombre. Fofuchas – según hemos podido saber – es un término brasileño que significa dulce, tierno, encantador. Por ejemplo fofucho se utiliza por las mujeres casadas para referirse al marido como amor, cariño, querido.
Pero a lo que nosotr@s nos interesa la palabra fofucha significa muñeca encantadora, linda, tierna. El termino se popularizó por las muñequitas hechas en foamy (o fomi), muñecas en 3D (o foamy o goma eva) de especial belleza personalizadas y como límite la imaginación para crearlas.
Por lo general estas bellas muñecas están hechas de bolas de icopor (unicel), forradas con foamy (o fomi) termoformado, piernas largas y de tipo caricatura siempre sonrientes.

¿Quién inventó las fofuchas?

Carla Campos es la creadora de las fofuchas. Carla Campos según sus indicaciones una gaucha apasionada del arte en cualquier forma de expresión. Su trabajo va dirigido a personas que tienen buen humor y siempre son buenas de la vida. Le gusta trabajar con colores vibrantes que energizan y alegran cualquier habitación. Ilustradora ha realizado trabajos con galletas, foamy y pintura.
En 2003 creó una línea única de galletas “bonecas linha arte jovem” (muñecas de línea joven), conocidas como “Magrelas”( Flacas).
En 2007 puso en marcha una línea exclusiva de muñecas en galletas, ilustraciones y Foamy, “Fofuchas arte jovem”, ahora un éxito en su país y el extranjero.

¿Cómo elaborar las fofuchas?
Los materiales que se requieren para confeccionar una fofucha son: el foamy (que es un material muy flexible y durable), silicona, pintura acrílica, alambre, palillos (de pinchos), bolas de icopor (espumaflex), marcadores y tijeras.
Se cortan las piezas de acuerdo a un molde.

La fabricación de una muñeca toma de 9 a 10 horas, dependiendo de la complejidad y los accesorios que tengan.

Fofuchas o fofuchos tienen una gran variedad, así como futboleros, bichitos, pets, amigables, navideños, enamorados de San Valentín, ‘lapifuchasos’ etc.


Fuentes:
http://www.vlcfofuchas.com/,
http://www.revistafamilia.ec/index.php/articulos-vida-practica/1746-diviertase-con-las-fofuchas

Anuncios

“muñecas de porcelana” colección.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A finales del siglo XIX, asistimos en Europa a la llamada Epoca de Oro de las muñecas de porcelana.

Se elaboran bellos moldes de los que saldrán a diario bellísimas cabezas de muñecas, las cabezas de porcelana. Se hacían de caolín , una materia prima que tras pasar por los moldes y solidificar en los hornos a altísimas temperaturas, daba lugar al biscuit, un material relativamente resistente y duro, con el que se lograba una perfección tal de rasgos nunca hasta entonces conseguidos, que logró encandilar a varias generaciones siempre de las clases pudientes. Los cuerpos, cuando las muñecas no medían más de 25cm, se podían hacer en su totalidad de biscuit, a partir de ese tamaño, se solía usar, al principio, el papel maché,el trapo relleno para muchos bebés, la piel de cabritilla para las famosas muñecas tipo maniquí articuladas, o más adelante los cuerpos en composición.

Representaban a toda una época, toda una vida, los lujos, los trajes de infinitos encajes, todo el esplendor de una era victoriana a través de una muñeca.Tener una muñeca de porcelana era un lujo a manos de muy pocos, la mayoría de las veces, eran los padres quienes regalaban las muñecas a las madres, que las guardaban celosamente en lujosas vitrinas y las niñas, ensimismadas, debían conformarse tan sólo con mirarlas a través de los cristales.

Más adelante, hacia la primera década de los años 20, las principales factorías, con la intención de acercarse a un número mucho mayor de familias, comienza a realizar, junto a la porcelana, las cabezas de las muñecas con masa cerámica, parecida a la porcelana, no tan exquisita y fina, pero de la que se conseguían bellísimos rostros de muñecas y bebés a un precio más adsequible.

Las muñecas francesas destacaban por la calidad extrema de sus porcelanas y los detalles de sus vestidos.

Entre 1860 y hasta comienzos de la Primera Guerra Mundial, bellísimas muñecas denominadas Ladies o parisiennes, copaban un mercado selecto encabezado por los modistos, que las llevaban como maniquí para mostrar sus creaciones ante las finas damas de la sociedad.que muy pocos podían acceder. Las cabecitas y pectorales estaban realizados en fino biscuit y los cuerpos eran articulados, en piel de cabritilla, o en madera. Se vendían bien vestidas, con hermosísimos modelos de alta costura, o desnudas para que las costureras y nodrizas les realizacen los ropajes, la moda parisienne estaba reflejada en ellas, auténticas muñecas “maniquí” que hoy en día son muy apreciadas. Muchas no llevan marca, por lo que es imposible el poder identificarlas.Las niñas demandaban muñecas parecidas a ellas, lo que provocó que los fabricantes comenzaran a cambiar las delicadas primeras madammes, en dulces muñecas y en tiernos bebés. La calidad era exquisita y los trajes sumamente elaborados, por lo que los precios de las muñecas era tan elevado que sólo podían acceder a ellas exclusivamente las clases ricas.

Alemania, venía empujando con fuerza, su producción era tal que se había convertido en la primera exportadora a Gran Bretaña,Estados Unidos y Francia. La calidad de su bisque era excepcional y los precios mucho mejor que los franceses. Con este panorama, los principales fabricantes crearon: SFBJ (Sociedad francesa de fabricación de bebés y muñecas), destacan entre ella, sacadas de moldes Jumeau, las llamadas de “carácter”, niñas y niños, bien con cuerpo articulado o cuerpo de bebé, con inimaginables sonrisas y llantos, increíbles por su belleza y realismo.ALEMANIA

Alemania fue el país número uno en producción de muñecas de porcelana, y en sus principales factorías, entre las que cabe destacar, la de ARMAND MARSEILLE, en Kopperlsdorf, se fabricaban una media de mil cabezas al día. Miles y miles de familias de Sonneberg y alrededores, vivían exclusivamente de la fabricación de las distintas partes del cuerpo de las muñecas, y las entregaban semanalmente a los encargados de las grandes fábricas que se encargaban de supervisar el producto. En las factorías se realizaban las cabezas, y una vez llegados, se ensamblaban todas las piezas.

Muchas factorías realizaban cabezas para otras firmas, mientras que otras, como Kestner, realizaba sus muñecos completamente en su fábrica, cabezas y cuerpos. Posteriormente llegaba el momento de la distribución, una a una, ninguna era igual, ya que a pesar de compartir mismos moldes, esas cabecitas se pintaban minuciosamente a mano con gran dedicación y cuidado.

A partir de 1910, se comienzan a fabricar los denominados “bebés de carácter”. Auténticos bebés rechonchos y de dulces rasgos, que por su parecido a los niños de verdad, encandilaron a las niñas y madres de la época. Todos los fabricantes de la época se volcaron en su producción, y nacieron muchísimos modelos, en todos los tamaños, hoy día fácilmente identificables gracias a que todos llevan impresos las siglas de la casa que los fabricó.

Tan importante era la muñeca como su vestimenta. Gracias a esto no faltaba el trabajo para costureras y chicas humildes de la calle que acogidas en enormes talleres creados por los fabricantes, aprendían a elaborar soberbios trajes para las muñecas, que lucían como niñas de verdad entre suaves batistas, lazos de seda y encajes.Comenzados los años 30, se deja de trabajar con el caolín.

Será a finales de los años veinte cuando se comienza a pintar sobre la cabeza en blanco, lo que abarataría en gran medida el coste en la fabricación de las cabezas de porcelana. También se usará a gran escala el polvo cerámico, lo que dará lugar a una amplísima producción de muñecas y bebés con cabeza de cerámica, más adsequibles a todas las niñas y no por ello, gran parte de ellas, realmente hermosas.

Asistiremos al final del Siglo de Oro de las muñecas de porcelana.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“matrioska” doll (muñecas rusas)

A raiz de la película de los guardianes, en el que nos muestran a las muñecas rusas, como símbolo para encontrar nuestro secreto en el interior, después de quitarnos todas las capas. Descubro su historia en este artículo de Virginia Vaccarezza. Por lo que he leído el número más habitual de muñecas que lleva en su interior son 7.
matrioska 2

Las matrioskas, también conocidas como mamushkas, son muñecas de madera creadas en 1890 que en su interior albergan otras muñecas de menor tamaño.
El número de muñecas es variable y presentan elementos decorativos multicolores.
Las matrioskas nacieron como un juguete acompañado de una leyenda pero hoy en día se convirtieron en el símbolo de Rusia y de su cultura.
La primera matrioska. De Japón a Rusia
La muñeca matrioska llegó a Rusia desde Japón a fines del siglo XIX. En una exhibición de arte japonés se expuso un set de muñecas que representaban a los siete dioses de la fortuna donde el dios Fukurokuju contenía en su interior a las otras deidades.
La matrioska comenzó a desarrollarse con su identidad rusa gracias a Savva Mamontov quien llevó la idea japonesa a su estudio de arte en el Estado de Abramtsevo, cerca de Moscú.
El hermano de Mamontov creó un taller de juguetes para niños en Sergiyev Posad donde Sergei Maliutin diseñó y pintó una réplica rusa de las muñecas japonesas.
De esta manera, se le atribuye a Maliutin la creación de la primera matrioska en Rusia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sergei y Matrioska, del cuento a la realidad

El cuento “Matrioska” de autor anónimo de la literatura rusa relata el nacimiento de las muñecas de mano de Sergei Maliutin:
“En la vieja Rusia vivía Sergei un fabricante de muñecas. Un frío día de invierno, Sergei encontró un trozo de madera pesado, seco y muy viejo, y con él talló una muñeca a la que nombró Matrioska”.
El fabricante decidió conservar a la muñeca con él y cada mañana la saludaba: “Buenos días Matrioska”.
Un día la muñeca respondió al saludo de Sergei y a partir de allí todos los días ambos conversaban. Pero una mañana Matrioska se encontraba muy triste y le explicó a Sergei que le gustaría tener una hija.
El fabricante le explicó que debía extraer madera de su interior y que sería muy doloroso. Matrioska aceptó el sacrificio, Sergei quitó la madera y talló una muñeca similar pero más pequeña a la que nombró Trioska.
Ocurrió que también Trioska sintió la necesidad de ser madre. De modo que el viejo Sergei extrajo la madera de su interior y fabricó una muñeca aún más pequeña, a la que puso por nombre Oska.
Al cabo de un tiempo también Oska quería tener su propia hija, pero al abrirla Sergei se dio cuenta de que sólo quedaba un mínimo pedazo de madera. Sólo una muñeca más podría fabricarse.
Entonces Sergei tuvo una gran idea. Fabricó un pequeño muñeco con bigotes al que llamó Ka: “Mira Ka, eres un hombre, recuerda que no puedes tener un hijo o una hija de dentro de ti”.
Luego, Sergei introdujo a Ka dentro de Oska, a Oska dentro de Trioska y a ella dentro de Matrioska.
Y esta es la historia de Segei y su muñeca Matrioska. Un día Matrioska desapareció y nunca la han vuelto a encontrar. Estará en alguna tienda de antigüedades o en la estantería de alguna vieja librería. Si la encuentran no duden nunca en darle el mayor cariño, porque ella no dudó en hacer el mayor de los sacrificios por alcanzar algo tan importante como la maternidad.
Maternidad y tradición
Las imágenes pintadas sobre las muñecas suelen ser mujeres con vestimenta típica rusa. La mujer es una madre. El nombre “matrioska” que deriva del latín “mater” hace referencia a la madre y es común en Rusia la utilización de dicho término.
De este modo, las matrioskas son símbolos de fertilidad y maternidad.
Los primeros diseños de Maliutin representaban las costumbres y símbolos rusos. Las matrioskas podían llevar una barra de pan en sus manos como símbolo de bienvenida a Rusia; o vegetales como la remolacha que daba cuenta de la riqueza de la tierra.
Las flores típicas de las ciudades en las cuales eran fabricadas eran también un diseño común en las muñecas.