La Sabiduría


En busca de la sabiduría

La filosofía es el estudio de la naturaleza de la realidad y de la existencia, de lo que es posible conocer, y del comportamiento correcto e incorrecto. Proviene de la palabra griega phílosophía, que significa «el amor a la sabiduría». Es uno de los campos más importantes del pensamiento humano, ya que aspira a llegar al sentido mismo de la vida.

Muchos pensadores afirman que el «asombro» es la raíz de la filosofía. De hecho, la filosofía proviene de la tendencia natural de los seres humanos de sentirse asombrados por sí mismos y por el mundo que les rodea.

La filosofía nos enseña a reflexionar sobre la reflexión misma, a cuestionar continuamente verdades ya establecidas, a verificar hipótesis y a encontrar conclusiones. Durante siglos, en todas las culturas, la filosofía ha dado a luz conceptos, ideas y análisis que han sentado las bases del pensamiento crítico, independiente y creativo.

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y la Cultura (UNESCO), la filosofía proporciona las bases conceptuales de los principios y valores de los que depende la paz mundial: la democracia, los derechos humanos, la justicia y la igualdad.

Además, la filosofía ayuda a consolidar los auténticos fundamentos de la coexistencia pacífica y la tolerancia.

 

Encuentro con la Sabiduría

12 La Sabiduría es luminosa y nunca pierde su brillo:

se deja contemplar fácilmente por los que la aman

y encontrar por los que la buscan.

13 Ella se anticipa a darse a conocer a los que la desean.

14 El que madruga para buscarla no se fatigará,

porque la encontrará sentada a su puerta.

15 Meditar en ella es la perfección de la prudencia,

y el que se desvela por su causa

pronto quedará libre de inquietudes.

16 La Sabiduría busca por todas partes a los que son dignos de ella,

se les aparece con benevolencia en los caminos

y les sale al encuentro en todos sus pensamientos.

17 El comienzo de la Sabiduría es el verdadero deseo de instruirse,

querer instruirse, es amarla;

18 amarla, es cumplir sus leyes,

observar sus leyes, es garantía de incorruptibilidad,

19 y la incorruptibilidad hace estar cerca de Dios:

20 así, el deseo de la Sabiduría conduce a la realeza.

21 Si a ustedes, entonces, soberanos de los pueblos,

les agradan los tronos y los cetros,

honren a la Sabiduría y reinarán para siempre.

Libro de la Sabiduría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s