¿Conoces tu talento?

Estándar

Algunas personas descubren su talento a una edad temprana, como una revelación, lo que les permite iniciar su ejercicio muy pronto e irlo desarrollando toda su vida. No obstante, no es lo más frecuente. Para la mayoría, el talento se manifiesta a lo largo de la trayectoria profesional, a menudo en la madurez de la misma, tras experimentar situaciones diversas, y es entonces cuando se puede optar a ejercerlo.

Una persona con talento:
«La voz talento, en el sentido en que se mira como sinónimo de la voz ingenio, recae sobre la facultad intelectual de que está adornado un hombre, y de que usa para el arreglo de sus acciones y palabras, para la exactitud de sus raciocinios y fundamento de sus opiniones.
Tiene talento el que se halla con luces y disposición para aumentar sus conocimientos, y aplicarlos a la dirección y acierto de sus operaciones.
El artífice que construye un instrumento según las reglas del arte que posee, y que, a fuerza de su estudio y de sus combinaciones y cálculos, lo perfecciona, tiene talento.

Ingenio es la facultad con que el alma percibe y discurre sutilmente. Tiene ingenio el que está dotado de viveza y disposición para hallar recursos y medios que no se presentan a primera vista, para conseguir un fin. Un curioso que inventa un instrumento por puro efecto de su imaginación, sin conocimiento de las reglas y principios del arte, tiene ingenio. Aquel aprende con facilidad lo que le enseñan, adquiere ideas con el estudio, y sabe dar razón de lo que aprende. Este halla en sí mismo ideas que no ha debido al estudio, y muchas veces no puede dar razón de lo que sabe.»

José López de la Huerta

En palabras de F. Pitcher Johnson jr. -creador de Amgen, Tandem, Teradyne- y toda una leyenda emprendedora que ha inspirado a varias promociones de Stanford: “No todos servimos para todo, pero todos servimos para algo.”
Y añade que algunos de sus amigos dirigirían bien equipos de 700 personas y sin embargo, se estrellarían dirigiendo uno de siete. Por eso, Pitcher siempre come acompañado: “Si te quedas en el despacho no pasa nada. Jamás vino a verme una oportunidad cuando estaba sentado allí solo.” Y así es como fue configurando su red de contactos, la lista de personas de confianza con un talento concreto, con los que relacionarse cuando llegara el momento. Porque según Pitcher, tener talento es “haber descubierto para qué sirves”. De cada diez empresas que Pitcher creaba o en las que invertía, una salía muy bien- 20 veces la inversión-, tres o cuatro bien -doblaban la inversión- y el resto acababa zombi, por lo que acababa siendo vendida.

Su conclusión es que para que una empresa sea una buena inversión, tiene que ser innovadora, pero, sobre todo, tiene que haber personas dispuestas a comprar esa innovación, porque están convencidos de que les será útil.

Una vez más, es el sentido de la utilidad, o el servicio a los demás, al que también me refería cuando os hablaba de marca personal el 17 de abril. Un consabido recurso, que creo que también aplica al talento. Porque si no somos conscientes de nuestro talento, es imposible que lo ejerzamos o proyectemos una buena imagen. Ante todo, tenemos que hacernos las siguientes preguntas: ¿Quién soy? ¿Qué sé hacer?
Y respondernos en la siguiente clave:
Yo soy…

… lo que valoro (mis valores)

… aquello en lo que soy competente (mis talentos)

… lo que busco (mi aprendizaje)

Si sólo proyectamos desde el tercer punto, desvirtuamos nuestro aprendizaje y nos movemos desde la carencia. Sin embargo, cuando lo hacemos desde nuestros valores, y ponemos nuestro talento a su servicio, nuestra búsqueda cobra sentido y desarrollamos el aprendizaje que nos permite definirnos, conduciendo nuestra conducta en coherencia.

Muchas personas descubren sus verdaderos talentos después de cierto recorrido, cuando adquieren el nivel competencial que les permite gestionar adecuadamente sus valores o la experiencia que se requiere para ejercer ciertas competencias interpersonales. Aunque, tanto si se hace más temprano como si se hace más tarde, el aprendizaje será continuado.
image
Como se puede observar si tengo la capacidad y el compromiso pero no actúo, llegaré tarde y no desarrollaré mi talento individual.

Si puedo y paso a la acción sin el compromiso necesario, terminaré desmotivado.

Si actúo y tengo compromiso pero no tengo las capacidades suficientemente desarrolladas, el resultado son buenas intenciones pero ineficientes.

Así que para desarrollar nuestro potencial es importante que nos conozcamos y sepamos nuestros puntos fuertes para seguir alimentándolos y nuestros puntos débiles para poder mejorarlos.

Según Guadalupe Fernández los seres humanos somos inconscientemente incompetentes, de forma que hemos de averiguar nuestras propio límites (puntos débiles) para crecer.

“El verdadero Conocimiento es conocer la medida de la propia ignorancia”, afirmaba Confucio.

Una vez que tenemos conocimiento sobre nosotros mismos, probablemente tengamos que plantearnos un cambio y un verdadero compromiso, porque para desarrollar nuestro talento tendremos que practicar, entrenarnos, formarnos y fijar un plan de acción.

Las personas que tienen un alto rendimiento cumplen las siguientes características:

Fuerte orientación hacia objetivos, es decir se fijan metas claras y definidas desde temprano.
Son constantes y persistentes.
Tienen destrezas interpersonales, se llevan bien con los demás, obteniendo ayuda y colaboración hacia el logro de la meta.
Corren riesgos con el fin de romper lo establecido y obtener resultados positivos que les aproxima hacia la meta.
Se gestionan correctamente el tiempo.
Manejan correctamente el estrés.
Buscan desafíos que les acerquen a sus metas.
Visualizan la meta. Esta técnica ayuda a la mente a crear un mapa mental que permite seguir la misma.
Creen firmemente en su causa.

Sonia Treviño

A efectos de desarrollar fortalezas talento es “cualquier patrón recurrente de pensamiento, sentimiento o comportamiento que se pueda aplicar productivamente. (David Boies).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s