Sonidos que curan.

Estándar

“El Sonido del ser suena sin cesar. La cuestión es saber si, en tanto que instrumentos, estamos afinados de modo que resuene en nosotros y que lo escuchemos”
Karlfried Graf Dürckheim.

La terapia con música y sonidos que se ha hecho muy famosa en estos últimos años, utiliza este don de la música de forma acertada y con resultados muy positivos. A menudo, se han utilizado para ello instrumentos arcaicos de los pueblos primitivos o de las culturas antiguas.
En el HImalaya, los cuencos tibetanos se elaboran artesanalmente al modo tradicional por medio de una aleación de siete metales. En todas las épocas los hombres han establecido así la correspondencia entre estos metales y nuestro sistema solar.
oro – sol
Plata- Luna
Mercurio- Mercurio
Cobre – Venus
Hierro- Marte
Estaño- Júpiter
Plomo – Saturno

Esta aleación, cuyas proporciones exactas se conservan en secreto como si se tratara de una receta preciosa, antes de trabajarse ha de ser expuesta durante tres días a la luna llena para que se cargue de su energía. El origen de los cuencos tibetanos se pierde en la colina de las tradiciones místicas antiguas, cuyo origen se remontaría a 7000 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s