Cita

image

Dormido el corazón, sin fe en el alma,
Sujetos como esclavos a la tierra,
Buscando en los placeres una clama
Que en la Santa hermandad solo se encierra,

Caminamos por locos derroteros
Queriendo defender la paz con guerra,
La justicia con móviles arteros,
La Concordia encendiendo los rencores,
La Pobreza sembrando pordioseros.

¿Dónde está la llama de los fulgores
que animando un ideal robusto y sano,
busca con ansia mitigar dolores
por sentir el placer de amor de hermano?

Secos los labios, las gargantas secas,
Temblando de odio la crispada mano,
Mienten los rostros farisaicas muecas
Por parecer con la verdad serenos,
Por ocultar unas entrañas huecas.

Marchando tras el bien, no siendo buenos
Queremos más bondad, y sin cordura
Mayor respeto respetando menos.

Imponer cada cual su ley procura
tratándola impostor como derecho,
y el ajeno derecho de impostura.

Nadie está de su suerte satisfecho
y culpa a los demás los sinsabores
Que uno mismo sembrando va en su pecho.
Todos somos así predicadores,
pretendiendo del prójimo la enmienda
Sin nosotros bregar por ser mejores.

Dejando al apetito suelta rienda,
Exigimos al otro que lo enfrene,
Sin que el mal que inferimos nos ofenda
ni tolerar al que a nosotros viene,
Sin implorar perdón de nuestra falta
Ni perdonar jamás al que no tiene.

No es la injusticia humana lo que exalta
Sino el herir la propia conveniencia
Que a nuestros ojos es razón muy alta.

Todo, puro egoísmo es en esencia
Que mira como malo y vil lo ajeno,
Lo propio, con insana complacencia.

La voz de la Verdad habló lo bueno,
Y con el claro timbre de lo santo
Quiso inflamar de amores nuestro seno
Cual trenza un ruiseñor su limpio canto
Cayeron las palabras del Dios vivo:
Amaos como yo os amo tanto.
Mas ay! que el hombre a la verdad esquivo
Siguiendo en su corriente a las pasiones
La fraternal unión pregona altivo.

Buscando en ella vamos las razones
Que nos cuadren al gusto y propia mida,
Mas sin grabarla en nuestros corazones.
Y cegados por fiebre suicida,
Caminando al azar de nuestra suerte,
No queriendo juntarnos en la Vida
Vamos unidos a buscar la muerte.

Rigoberto Albors Vicens

Invierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s