la mente como agua

Estándar

La mente como agua

En occidente la actividad creativa se concibe con la invención y solución de problemas.

En oriente la creatividad proviene de una fuente mas profunda que el pensamiento innovador. El pensamiento es solo uno de los sentidos. La intuición , fuente de la iluminación llega cuando no estas pensando . Es preciso ser perceptivo y sensible a esta.
La creatividad es una fuente de adaptación a las circunstancias.

Una mente tan clara y reflexiva como el agua. Para las artes marciales, uno es capaz de recibir información sin distorsión.

“El gozo de la alegría.”

Es una cosa elegante, con una pera encima, con un montón de adornos al lado y está rodeada de una aura de felicidad, está toda decorada, toda encantadora con alas.

La mente de un niño

La creatividad se arraiga primero en la infancia.
Para un niño la vida es una aventura creativa. El arte es redescubrimiento en garabato inicial para un niño.

En el niño está: el deseo y el impulso de explorar, de descubrir, de probar, de experimentar con formas diferentes, de manejar y mirar cosas. A medida que crecen, los niños comienzan crear universos enteros de realidad en el juego. Hay que ayudar en conservar el máximo asombro y la espontaneidad de los hijos, para el niño cualquier cosa es posible, todo es concebible.

Este interés espontáneo lleva al niño a los esfuerzos sostenidos y las experiencias manuales que producen la destreza en cualquier instrumento o técnica.

Si conseguimos evitar la tradiconal y estrecha concepción de la inteligencia y el logro existen diversas formas de nutrir el espíritu creativo en la infancia.

Nutrir la creatividad

Evitar los Censores de la creatividad, esto son:
– la vigilancia,
– la evaluación,
– Las recompensas,
– La competencia,
– El exceso de control y
– La presión;

Todo eso provoca en los niños la sensación de que cualquier originalidad es un error y cualquier exploración una perdida de tiempo. La restricción de las elecciones, se debe dejar llenar a su propia curiosidad y pasos.

Apoyar en la inclinación del niño.

El tiempo ilimitado para que el niño saboree y explore una actividad o un material en particular hasta que se haga dueño de él.
Los méritos del garabato.

Autosufiencia, la sensación de que uno es capaz de dominar los desafíos.

El espíritu creativo incipiente se alimenta del aliento y se marchita con la “crítica”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s