papeles pintados decoran las paredes.

Estándar

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? Esto es cierto para los papeles pintados. ¡Sin el papel pintado vintage del poder de las flores, los setenta no hubieran sido los setenta! Los motivos geométricos y tonos pastel pertenecen a los cincuenta, como los tupés y las enaguas. En cuanto a los sesenta, a la generación hippie le encantaba la psicodelia, un hecho que, obviamente, se reflejaba en sus preferencias en interiorismo. Esta fantástica nueva selección es solamente algo más alocada y llamativa, más estrafalaria, colorida y extravagante, una bocanada de aire fresco. ¡Simplemente *adoramos* lo vintage!


¿Qué es el papel pintado?

El papel pintado es un tipo de papel decorado tanto a mano como por otros medios de estampación mecánicos que se utiliza para la decoración de las paredes del hogar. Además de la función decorativa que tiene, el papel pintado se puede utilizar también para disimular imperfecciones, desconchones, etc. que pudiera tener la pared.

Durante mucho tiempo los papeles pintados se usaron para decorar el interior de los muebles, cajas o para las guardas y cubiertas de libros…, sin embargo ya en el siglo XVII-XVIII se empiezan a extender como decoración mural, cuando la técnica permite obtener tiras de papel mucho más largas.

¿Cómo se fabrica el papel pintado?

La estampación del papel pintado ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Pueden utilizarse diferentes técnicas tanto manuales como automáticas.
Las más antiguas son la talla dulce y la xilografía (a los que se les conocía como dominotiers), procediendo en ambos casos a la fabricación de una plancha de madera (boj, acebo o peral, que eran las más usadas) y cobre, respectivamente. Tras vaciar las partes de las planchas que no son dibujo, se estampa con la ayuda de una prensa. Los colores se añaden posteriormente con, como ya se mencionó, la técnica del pochoir ayudándose de unas plantillas.
En el siglo XVIII se abandonó el coloreado manual y se sustituyó por una impresión con planchas de madera, una por cada color que el papel pintado tuviese en su diseño. Avanzando en esta línea, cuando se descubrió la impresión al cilindro, de manera continua, se usaba también un cilindro para cada color.

Pero una de las grandes innovaciones es la sustitución de la fuerza manual por la fuerza mecánica en el proceso de estampación. Aproximadamente alrededor de 1847, los manufactureros franceses comienzan a aplicar el motor de vapor a sus máquinas.
El heliograbado es una técnica contraria a las anteriores. Las partes que van a ser estampadas están hundidas, en lugar de estar en relieve, depresiones en las que se coloca la tinta, de base disolvente. Permite gradaciones y la superposición de numerosos colores, basadas en la teoría de la tricromía. El heliograbado produce resultados de gran calidad, permitiendo la impresión de 300 metros por minuto.
La flexografía es una técnica de estampado en relieve, cuya plancha, colocada en un cilindro, es de algún material plástico. La tinta que se utiliza es de base acuosa o disolvente y de un secado rápido, lo que permite superponer con más facilidad los colores. La velocidad de impresión es de unos 200 o 300 metros por minuto.
El fograbado o impresión a cadre plat es una técnica que se inventó en Francia en los años 70. Puede decirse que se parece al pochoir en el momento en el que ambos utilizan plantillas para aplicar el color al papel pintado.
Es un proceso complejo que se apoya tanto en medios mecánicos, como manuales. Las pantallas que recogen el modelo son trabajadas manualmente, copiando sobre las mismas el dibujo elegido. Tras someterlas a diversos procesos fotomecánicos, se comienza con el proceso de estampación, que puede ser manual o mecánico, aunque el resultado es el mismo. Hay que tener en cuenta que cada plantilla sirve para un color, por lo que si el diseño alterna muchos colores, puede llegar a ser una tarea complicada y también costosa.
La impresión a la serigrafía es una técnica que se impulsó en los años 80 y acabó sustituyendo al cadre plat. La utilización de tintas con recubrimiento vinílico y la velocidad de las máquinas hace posible que se obtengan entre unos 40 o 60 metros de papel pintado por minuto.

La Historia del papel pintado

EL PAPEL PINTADO, UN VIAJE EN EL TIEMPO DESDE EL LEJANO ORIENTE

Para encontrar el remoto origen de los papeles pintados hay que viajar hasta el lejano Oriente. No hay que olvidar que el proceso más antiguo de elaboración de papel se remonta al siglo II a.C., y tuvo lugar en China durante la dinastía Han. A Ts’ai Lun, oficial del Emperador, se le considera el creador, pues elaboró una mezcla que superaba en finura al antiguo papiro de origen egipcio.

Primer papel pintado

Aquel primitivo papel se fabricaba mezclando distintos tipos de fibras vegetales (morera, cáñamo, seda) que posteriormente se machacaban hasta convertirlas en una especie de pasta, una vez se eliminaba el agua. Se utilizaba para hacer los famosos farolillos y los distintos variantes de cometas y, por supuesto, para alimentar la gran máquina burocrática china. De ahí a decorar las paredes, solo quedaba un paso.

restauracion papel pintado

Uno de los papeles pintados orientales más reconocidos es el que hoy se puede ver en la conocida como Casa Harewood, en el condado de West Yorkshire, en Inglaterra. En uno de sus dormitorios se puede disfrutar de un papel clásico chino, datado en el siglo XVIII, que fue descubierto en 1988 en uno de los sótanos de la casa, enrollado y deteriorado por la humedad y el paso del tiempo.
image
Casa Harewood
Esta impresionante muestra de arte sobre papel para decorar paredes, que representa escenas agrícolas con todo lujo de detalles, hubo de atravesar un delicado trabajo de restauración, que permitió fechar su fabricación en torno al año 1769.

Y es tan solo un siglo antes, en el XVII, cuando los papeles pintados orientales llegan a Europa procedentes de los países asiáticos en los que ya se utilizaba habitualmente, como China, Japón.

Hasta entonces, en Europa, las frías paredes de piedra se decoraban con tapices textiles que, además de una función decorativa, artística y hasta narrativa, aportaban la calidez de sus materiales.

Habría de llegar la Revolución Industrial para que el abaratamiento en la producción de papeles pintados, favorecido por la mecanización, supusiera su popularización en Europa.

DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL A LA REVOLUCIÓN DIGITAL, LA HISTORIA RECIENTE DEL PAPEL PINTADO

El papel pintado utilizado para decorar interiores experimenta un auge creciente en Europa a partir de la Revolución Industrial, en el siglo XVIII. Previamente, en el año 1746, Inglaterra cuenta con la primera fábrica especializada en la elaboración del también conocido como papel mural. Junto a Francia, los dos países ven cómo esta nueva forma de decoración de las paredes se introduce en los hogares.

Sin embargo, el papel pintado, en variantes procedentes de distintos procesos y técnicas, se venía utilizando años antes como alternativa a los carísimos tapices que se producían en Flandes: grandes hojas de papel colgados de las paredes, técnicas de flocado, tintas impresas en la pared, etc. Los primeros papeles destinados a lucir en las paredes se pintaban a mano y, posteriormente, mediante diferentes técnicas de impresión. La idea de embellecer las paredes con imágenes y colores sobre papel, casi siempre estuvo ahí.

El modelo que triunfó a mediados de del siglo XIX es el del patrón repetitivo, aquel que toma un dibujo y lo repite en diferentes hojas. El secreto de su instalación reside en colocar las hojas sin que estas se perciban, respetando las distancias entre las figuras repetidas.
image
Ya a comienzos del siglo pasado los estampados floreados copaban las paredes, a los que seguirían las formas geométricas en las décadas de los años 30 y 40. Los años 60 y 70 suponen la edad dorada del papel pintado fabricado en serie, en tanto que su presencia llenaba de colores y formas las estancias de las clases medias.

El siglo XXI, con la revolución digital, los nuevos materiales y los más eficaces sistemas de impresión gráfica, ha abierto las puertas a los papeles pintados. Las variadísimas opciones permiten decorar y personalizar una estancia escogiendo entre una amplísima gama de diseños. Los nuevos materiales, además, permiten su lavado e incluso su colocación en ambientes antes tan delicados como las cocinas y los baños.

COMO CALCULAR EL PAPEL PINTADO PARA NO MALGASTAR

Si estas pensando decorar una habitación con papel pintado te encontrarás en la situación de decidir cuánto será necesario comprar. Para evitar malgastar el dinero comprando papel en exceso es conveniente calcular previamente cuánto papel para pared hará falta para cubrir la superficie a empapelar. Esta tarea resulta muy sencilla si se siguen una serie de consejos y pasos que se describen a continuación.

En primer lugar es importante tener en cuenta las medidas del papel que se desea utilizar, así como las medidas de la pared a cubrir. Las medidas de los papeles pintados suelen responder a unos estándares pero si no es así se puede consultar el envoltorio para conocerlas con exactitud. En cuanto a la pared a empapelar será conveniente medir tanto la altura como el ancho de la misma evitando las mediciones en metros cuadrados.

Para saber cuánto papel para pared es necesario para una superficie concreta se debe dividir el ancho del muro por el del papel y posteriormente multiplicar la altura de la pared por el número de tiras repetidas.

image

En caso de que el diseño escogido tenga un dibujo es muy posible que sea necesario encajarlo y esto puede complicar el cálculo de la cantidad de papeles pintados. Para economizar es conveniente realizar las operaciones anteriormente descritas y después valorar el llamado rapport, es decir, cada cuántos centímetros se repite el diseño del papel.
Para realizar estas valoraciones hay que medir el rapport y multiplicar el resultado por el número de tiras. Será necesario contar con el papel que se eliminará al casar el dibujo y sumarlo al resultado total de los metros de papel a utilizar para empapelar la pared.
En caso de que la pared tenga puertas o ventanas se puede restar ese espacio a las medidas del muro para economizar aún más ajustando el resultado al máximo, sin embargo, la diferencia es mínima y el sistema de medida se complica en exceso. Por esta razón se recomienda realizar los cálculos obviando los vanos y aprovechar un posible pequeño exceso para remendar posibles errores de aplicación del papel pintado.

Descubre más, sobre los papeles pintados en
http://www.papelespintadosweb.com

My wall by pilucrea
He creado este collage&patchwork con papeles pintados de gran calidad, medidas de 44×44, de ISMA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s